No son todos los días que uno se puede montar en un avión para ir a conocer sobre otras culturas. Yo salí un ratico, hace poco volví, y ahora estoy aquí contándoles de mis instantes en Cuba.

Soy fiel creyente de que la mejor manera de entender nuestro ecosistema es saliendo y viendo otros. Para verdaderamente evaluar lo nuestro: hay que conocer otros sistemas, y por supuesto, sus procesos. De lo contrario, no tenemos con qué comparar el nuestro. Esa es la razón detrás de mi viaje a Cuba. ¿Qué están haciendo otros países para incentivar la economía creativa y revitalizar sus comunidades? Definitivamente, creo que no había mejor destino (cercano) para estudiar esas variables que Cuba.

Aquí hablando de cómo cambiar nuestras comunidades.

Cuba es inspirador, sobretodo su gente. Esa fuerza, empuje, ganas y apreciación la hacen ser única. Aparte, los cubanos no esperan por nadie, saben que lo que sea que anhelen lo tienen que conseguir por sus cuentas. Y no solo lo reconocen, sino que se ponen los guantes y salen a cambiar sus realidades día a día — claro, dentro de lo que el Estado les permite… unos pocos se las inventan con todo y las restricciones del Estado. Esos son los buenos casos para analizar a profundidad.

No es una novedad que el ecosistema cultural en La Habana, Cuba está bien desarrollado. Es increíble lo variada y accesible que está la oferta. De hecho, la gran mayoría de las veces era difícil tener que decidir a qué actividad asistir. No obstante, todavía hay mucho espacio para mejorar. Pero aún así, sería injusto no resaltar que donde sea que el arte, la música, la historia y el deseo se encuentran los cubanos logran crear una explosión cultural que te recarga las energías.

Durante la estadía en Cuba, tuve la oportunidad de visitar emprendimientos, conversar con grandes economistas, reconocidos cineastas, agentes culturales e historiadores. Sin embargo, ninguna de esas conversaciones se comparaba con los emocionales intercambios que tuve con los niños de las comunidades habaneras. Si a algo me dediqué de lleno durante mis días en Cuba, fue a ver, estudiar y entender el impacto que los proyectos comunitarios-culturales estaban teniendo en los niños. Desde ver a estos pequeños recogiendo la basura de las calles de sus comunidades, sus conocimientos aprendidos en disciplinas artísticas, su felicidad con la revitalización que el arte estaba provocando en sus comunidades, hasta sentir la pasión con la que hablaban de su país.

Entrada a la comunidad de Lawton, en La Habana, Cuba.

Creo que una de las lecciones más grandes que me llevo de Cuba es que las iniciativas culturales tienen el poder de transformar comunidades. El desarrollo colectivo de los habitantes de un área geográfica va atado a las oportunidades de crecimiento que se les ofrezcan.

Cada vez que pasaba por proyectos como Muraleando (en la Casa Cultural Comunitaria: El Tanque, entablada en la comunidad de Lawton, la periferia de La Habana) me daba cuenta que algunas cosas — en realidad muchas cosas — están faltando en Puerto Rico. Es increíble todo lo que un grupo de artistas y emprendedores (con muy poco apoyo del Estado en algunas ocasiones) ha logrado hacer para crear mejores condiciones de vida en la comunidad. Me preguntaba a cada rato cómo era posible que en Puerto Rico no existieran tantos movimientos que impulsen la revitalización “justa” de las ciudades. Y por “justa” me refiero a que no creen desplazamiento de los grupos con menos recursos.

Sin duda alguna, si antes sentía pasión por: las comunidades y el entender cómo generar un bienestar colectivo, Cuba me dio el empuje final. En Cuba comprendí que no puedo esperar por la administración municipal para ver la revitalización pasar, que es momento de nosotros ponernos también los guantes y salir a cambiar nuestra realidad a diario.

Hoy reitero: mi compromiso social, mis ganas de impactar las ciudades, y mi aprecio a la gente de Cuba.

¡Que vivan siempre: Cuba, su calidez, sus ganas y su gente!

Keep hustling,

MG.

Young entrepreneur hustling her way through life. Passionate about knowledge, challenges and risks.

Young entrepreneur hustling her way through life. Passionate about knowledge, challenges and risks.